lunes, 29 de diciembre de 2014

Ojalà mañana


Mañana,
cuando nos miremos,
viejos y cansados,
podremos decir que lo intentamos,
que intentamos el pan y el abrigo,
que intentamos la rosa y la canción,
que intentamos el verso y la esperanza.
Podremos decir que creímos
en el coraje y en la justicia,
en el hombre y en la mujer que no se dan por vencidos,
en las patrias y en las palabras que no se dejan sobornar aunque les pongan trampas.
Podremos decir que supimos
desafiar al imperio de la muerte,
al imperio del sable y de la nada,
al imperio que arrastra sudarios por las fronteras pobres y enfermas.

Ojalá mañana
cuando nos miremos,
viejos y cansados,
veamos que nos mantuvimos limpios
y que nunca nos rendimos.

viernes, 26 de diciembre de 2014

Tomemos aire

Tomemos aire, un respiro.
Empecemos por preguntarnos qué ocurre.
¿Será posible el cambio de la mano de una izquierda que tiene a su favor a los medios y la simpatía de las encuestas?
¿Qué dicen ellos que no dijeron otros que ahora están entre rejas?
¿Por qué sus propuestas se amoldan, según el lugar, según la hora, según el adversario, según se acerca su ansia de victoria?
¿Por qué a medida que pasan los meses es menor su desobediencia, mayor su besamanos, mejores las caricias al sistema?
Tomemos aire, paremos en seco.
¿Y los trabajadores qué son para esta izquierda?
¿Y los presos políticos qué son?
¿Y la deuda, se paga?
¿Y las promesas se cumplen?
¿Y la riqueza se prohíbe?
Poner condiciones a estas premisas  les acerca a la impostura.
¿Qué decían al principio?, ¿por qué son de arcilla sus ideas?
¿Buscan ser conciliadores entre bestias?
¿Y mientras tanto nos quedamos en casa, como archipiélagos de furia?
¿Y mientras tanto dejamos que los amos se diviertan con este sueño que se trunca?
¿Y mientras tanto, se desinfla la esperanza porque no hay cojones pa partir en dos la falsa democracia, porque no hay ovarios para inventarse una nueva sin cadenas, porque se deshidratan las ganas de poner del revés este orden que nos masacra?
Paremos un rato, tomemos aire, las preguntas no duelen, duele imaginarse un mañana donde nada cambie.

lunes, 22 de diciembre de 2014

Yo canto

Yo sé cantar al amor
si es un amor que crece sobre las ruinas.

Yo canto al amor que nos obliga a no ser neutrales,
al que nos hace parar en seco los golpes,
al que aúlla en las noches de emboscada
cuando caen los cuerpos en otra parte,
al que escribe con las cenizas de los sueños,
al que se duele porque la vida nos envenena
con mansedumbre y pesebres.

Yo canto a ese amor en estos tiempos de còleras y masacres.

Los amorosos se tocan la piel, el sexo
pero los que aman de veras
se tocan las palabras, el desaliento ,
las caras gastadas, el hambre,
la vejez sin calor, las cruces, los látigos.

Se tocan y se tocan,
sin urgencia ni atajos.

Los que aman de veras
salen a defendernos
y yo les canto porque son humanos a tiempo completo.
en una tierra sembrada de tiranos.

domingo, 21 de diciembre de 2014

Los locos


Viñeta de Sergio Vazquez

Este es un mundo de locos.
Locos con sus quejas al viento,
locos enseñando historia sin historias a medias,
locos soñando con ser un día mejores.
Locos apresados, en jaulas, entre rejas,
embargados de justicia,
hostigados por la rabia,
habitantes de esta vida que es a veces patíbulo
y a veces sonrisa.

Un mundo de locos, locos, locos,
de locos oprimidos
de locos sobremuriendo
al látigo y a las deudas.
Locos tiernos,
un batallón de locos
disparando flores, estrellas, pájaros,
locos en primera línea.
Este es un mundo de locos, locos, locos,
decentes, limpios, incorruptibles,
Andando un paso al frente, dos,
tres, cuatro,
caminando fronteras, ruinas, guerras.

Locos libres
rompiéndose la garganta
para que no se debilite la esperanza
y sea posible lo imposible.

martes, 16 de diciembre de 2014

El eslabòn


Soy capaz de comprender algunas cosas. No soy, del todo idiota.
Se puede de nuevo jugar a ser trilero, mover las palabras de un lado a otro y guardar la verdad bajo la manga.
Digo esto porque últimamente parece que los más zurdos mueven su ideario para poder meterlo en el molde de las urnas y llenarlo.
Esto es jugar a una victoria amañada. Es decir, a perder ganando.
Perderemos porque no dejaremos de ser los jodidos,  los que pagan a tocateja, los que cambian vida por salarios de pobreza.
Perderemos porque lo primero que están blindando estos zurdos es la deuda, con su decir a medias, con su miedo a romper las reglas.
La deuda es el es primer eslabón que nos encadena,
No pagarla, es lo único que nos libera.
Auditar la deuda, restructurar la deuda, ese largo etcétera, es eufemismo de agachar la cabeza.
Y estamos hasta el cuello de mierda.

domingo, 14 de diciembre de 2014

Aquì estoy

Aquí me tenéis
 con este poema pobre,
con esta ira cabalgando  a lomos de vuestra barbarie.
Aquí estoy,
 esperando la patada que venga a desahuciarme,
esperando que vengáis a por mí por ser negra o puta o por quejarme.
Yo ya puse en claro mis cuentas,
ya dije quiénes son los culpables,
ya escribí mil poemas
para señalar que el presente se llena de cuerpos
 viejos y tiernos que viven a la intemperie.
Aquí estoy,
venid a buscarme,
arrancadme la lengua pa que mi voz calle y calle.
Llevadnos a todos presos,
puerta a puerta,
grito a grito,
hambre a hambre.
Todo un pueblo entre rejas
y fuera los delincuentes.

jueves, 11 de diciembre de 2014

La tijera


Las leyes se dictan pa que los emputecidos se queden quietos, pa que sean esclavos, pa que estén callados y bien atados.
No es algo nuevo, es tan viejo como el tiempo.
Tan viejo como que los libres siempre terminan presos.
Los jodidos crecen, se multiplican, por eso urge dictar nuevas leyes que blinden los privilegios de los  que nos gobiernan. Manejan a su antojo la justicia.
Como un trozo de tela, con tijeras,  van dando forma hasta que  de ella queda una mordaza a prueba de la multitud que se queja y se rebela.
Y así las cosas, nos encontraremos en la calle con una camisa de fuerza para que no alcemos el puño, para que no pensemos más allá de su siniestra fábrica de ideas.
Y así las cosas, ellos, los amos,  con el pueblo quieto, podrán perpetuar el saqueo hasta que de nosotros sólo quede  el tenue rumiar de la mansedumbre.

miércoles, 10 de diciembre de 2014

La brùjula


Qué difícil que va a ser construir sobre tantas ruinas.
No sólo porque pisamos caminos que aún esconden sepulturas,
No sólo porque la democracia nació con demasiadas manchas  y no hay jabón que quite la sangre incrustada.
No sólo porque la traición se puso a comer ávidamente en la mesa de quienes confiamos.
No sólo porque dejaron que se pudra la decencia a los pies de las urnas.
No sólo porque el saqueo, el engaño, la violencia, es el pulmón por el que  nos intoxicamos.
Deberemos atravesar esta noche larga, improvisando caminos, mientras los lobos se acercan, mientras recuperamos la voz y la palabra, mientras diseñamos otra forma de estar en la vida, mientras vamos caminando a oscuras, lejos de los que privatizaron las estrellas.
Porque andar a tientas, recuperar la luz que alumbra las conciencias, creer de nuevo, estrenar la esperanza entre tanta ruina y tanto escombro y tanta desmemoria, necesitará  del esfuerzo de todo un pueblo al que robaron  las brújulas.
No perderse es un desafío tan urgente como difícil y posible.

martes, 9 de diciembre de 2014

El desierto

Viñeta de Kalvellido

El miedo se incrusta en la memoria y va
arañando las vestiduras hasta convertirlas en andrajos,
y va arañando las palabras hasta dejarnos callados,
y va arañando el corazón hasta dejarlo en carne viva.
El miedo lo heredamos,
lo pasamos de mano en mano,
lo oreamos cuando es urgente dejarlo de lado.
Nos lo clavan ley a ley,
golpe a golpe,
día a día.

El miedo,
el dolor a perder lo que nada se tiene,
el dolor de sentirse libre,
el dolor de aprender a vivir humanos y profundos,
paraliza
y convierte nuestros mundos
en desiertos
donde sólo morimos de sed los cobardes.

domingo, 7 de diciembre de 2014

Poema tonto XIX


Amarnos
como si tal cosa
zurciendo el dolor y la dentera
de vivir con la muerte siempre haciendo señas.

Gota a gota, el amor,
hebra a hebra, el amor,
paso a paso, el amor.

Golpe a golpe, el amor,
 contra el yugo
que nos odia y nos explota.

Decir amor,
 sentir amor,
hacer amor,
hasta limpiarse el miedo a las derrotas.

jueves, 4 de diciembre de 2014

Mirad a ese hombre


Mirad a ese hombre,
lleva un látigo
para apartar de su paso
la necia mansedumbre de los que se quedan parados.
Miradlo,
mirad sus pulcras manos,
su pulcra piel,
sus pulcros labios.
Es sólo un hombre cansado
de ver morir por todas partes
pueblos, sueños, libertades.
¡Miradlo¡
Es sólo un hombre
golpeando con su conciencia
siervos, fieras, siervos.
Fieras,
fieras,
fieras.

miércoles, 3 de diciembre de 2014

Una vez màs


Cada cierto tiempo me sorprendo a mí misma escribiendo sobre las mismas cosas.
Dichas de una u otra manera, pero siempre las mismas. Con mayor o menos impotencia, con mayor o menor fiereza. La misma rabia, pero con letras nuevas.
Un puñado de palabras para recordar por enésima vez que aquí se tortura, para decir que la bolsa, los electrodos, la bañera, no son cosa del pasado.
Los golpes, las humillaciones, las violaciones, se suceden una vez tras otra.
Los funcionarios del dolor se pasan el relevo  y perfeccionan su impunidad a golpe de indiferencia.
Pero los torturados están ahí, su voz nos lo dice claro.
Y de nada sirve una democracia si en su víscera pone a funcionar picanas.
De nada sirve una democracia si se niega a mirar esta podredumbre.
De nada servirán las urnas victoriosas  si  la tortura es invisible.


martes, 2 de diciembre de 2014

Por un puñado


Por un puñado de votos, o de amigos o de lectores, se callan.
 Hacen sus recuentos siniestros pero nada dicen del fascismo.
La prudencia les aconseja que el silencio rentabiliza.
Pero hay un muerto sobre la mesa.
Pero hay un país lejano, acechado por la cruz gamada.
Pero hay un pueblo partido en dos por Sion y sus secuaces .
Pero hay presos politicos y dispersión y tortura.
Los fascistas  fabrican màs y màs violencia para convertir en muñòn  la mano izquierda.
Avanzan y en su retaguardia, los silenciosos cuentan los cuerpos del camino, no vaya a ser que tengan menos votos, menos lectores, menos amigos que al principio.


lunes, 1 de diciembre de 2014

La guarida


Los fascistas de nuevo han matado.
Matan tanto que esta debe ser una muesca más  en sus revólveres, otro brindis cara al sol.
Salen impunes porque son fieras apadrinadas por quienes nos gobiernan.
Les tengo miedo, claro, me aterran.
Pero también dejo de tenerlo cuando les veo la cara.
Les odio, claro, cómo no voy a odiar a unas bestias que tienen a  la muerte como forma de vida.
La muerte, la muerte, la muerte.
Me dan asco, claro, me asquean.
Pienso que  cuando salen de batida esperan que claudiquemos ante sus embestidas, pero por todos los que ya han caído, por cada golpe o gota de sangre, por el pasado impune, por el presente de nausea, por tantos nombres, tantos, tantos, es preciso obligarles a que desanden los pasos hasta  su guarida de mierda.
Y que entre ellos se muerdan.

viernes, 28 de noviembre de 2014

Poema tonto XVII


Una vez fui  lluvia,
fui primavera,
pero dinamitaron mi piel
cuando incumplieron  las promesas.
Una vez fui pájaro
pero me arrancaron  las alas
para que reptara solitaria entre las fieras.

 Hoy soy poeta para ser libre
y mostrar que puede ser libre cualquiera.
Soy poeta para que nadie rompa un corazón
y quede solitario en mitad de esa tormenta.
Soy poeta porque de mí ya solo queda
el verso y la voz,
la paz y la tierra.

jueves, 27 de noviembre de 2014

La calabaza


Si para algo debe servir la memoria es para recordar no sólo las fosas y sus muertes, también debe conservar agilidad para traer al presente las traiciones.
Porque somos un pueblo asediado por los traidores. Existieron en el pasado muchos  impostores infiltrados en las filas de la libertad que cuando tuvieron ocasión se  arrancaron las máscaras y nos  mostraron  sin pudor sus  calaveras sucias.
Esto nos debe servir para interpretar la actualidad.
Cuando se aprietan las alas, cuando se pone contra las  cuerdas, no sólo la ideología, también, las palabras, los traidores, desandan sus pasos, reniegan, donde dijeron “vuela”, empiezan a decir que no lo entendimos,  empiezan a quemar sus retaguardias, sus frases exultantes de rabia, empiezan a desvestirse y a desollar  a este pueblo  que desespera.
Por eso, creo, al menos yo intento, ser cauta con aquellos que se ponen en primera línea, con aquellos que premeditadamente hacen sus cábalas sobre la victoria, porque corremos el riesgo de que esa victoria ya venga con las alas mutiladas.
Es cierto, necesitamos creer, es urgente.
Pero también es cierto que la traición puede   hacer que  regresemos a nuestras celdas, que dejemos de oír las cadenas y que exhaustos nos dejemos morir mientras nos golpean.
Es lo malo que tiene ser poeta con algo de edad en su memoria, es lo malo de haber leído algunos libros, de haber conocido algunos intelectuales, de haberme sentido traicionada en más de una ocasión, esto me lleva a creer en lo posible, pero también me lleva a estar preparada por si pasa el tiempo y las promesas se hacen ceniza y las palabras se hacen polvo.
Estoy alerta, es simple, puede llegar la medianoche y convertirse en calabaza la carreta que nos lleva a la gloria.

jueves, 20 de noviembre de 2014

Què me importa¡


Qué me importa a mí la muerte apacible
de quien  es dueña y señora
del tajo y de la tierra.
Qué me importan a mí sus rancias distinciones,
sus cortesanos y plañideras.
A mí lo que me importa es
que largas filas de empobrecidos
lloran su muerte
y no piensan
que sus andrajos, su hambre,
es la herencia que les deja.
Qué me importa a mí la muerte de esa pendeja,
 a mí lo que me importa es que el pueblo sigue ciego
y sin conciencia.

martes, 18 de noviembre de 2014

La visita

Imagen de Acciòn poètica tucumana

Cuando la tristeza entre en tu casa
con sus alas grises,
con sus pies de garra,
con sus ojos zurcidos
de tanta tanta lagrima,
arráncate la urgencia de vivir porque ella siempre tiene calma.
Cuando la tristeza entre en tu casa
apagará las luces,
te acostará desnuda
y pondrá sal en tus llagas.
Déjala que mire,
déjala que toque la piel ulcerada, tus entrañas,
 déjala que vista de luto la alcoba donde descansas
porque cuando se haya ido
con sus alas grises,
con sus pies de garra,
con los ojos zurcidos de tanta, tanta lágrima,
estarás cansada, estarás desnuda, estarás herida
pero sabrás que al fin se acaba,
el dolor muy hondo,
la almohada mojada,
el frío en el tuétano,
la inmensa desgana.
Porque todo acaba,
porque se va siempre a visitar otras casas.
Podrás entonces orear la vida,
sacudir la pena
y oír a la alegría
llamando a tu puerta con sus carcajadas.

miércoles, 12 de noviembre de 2014

No tengo sitio



Ni siquiera puedo secar vuestro llanto,
mis manos no alcanzan,
 no son nada,
 apenas un instrumento que me ayuda a deletrear la infamia.
Ni siquiera puedo imaginar qué sienten  los jóvenes en esta hora larga,
en este largo invierno,
en este largo instante
en el que aún los cuerpos no tienen  descanso.
Ni siquiera puedo pensar en tanto espanto,
no me cabe,
no tengo sitio para tanta barbarie galopando sobre tantos,
tantos huesos.
No tengo sitio para tanto pueblo sepultado hoy,
ahora mismo.

martes, 11 de noviembre de 2014

La guerra


Todos, alguna vez, volvemos de una  guerra.
La guerra en la que se convierte el amor,
la guerra en la que se transforma la vida,
la guerra con sus mil caras  violentas o de desidia.

Volver de cada una de estas batallas,
regresar a la casa derruida,
remendar los andrajos cuando te sientes derrotado,
cuando el dolor está bien clavado, es amargo.
No merecemos tanto disparo a bocajarro.

Vivimos a la intemperie
y caen la pólvora y el fuego
como cae la lluvia,
sin permiso.

Todos, alguna vez,
volvemos de una guerra,
la guerra del amor,
la de la vida,
la de las mis caras violentas o de desidia,
pero no morimos,
sólo van quedando pedazos
de corazón en el camino.

domingo, 2 de noviembre de 2014

La mala suerte


No es mala suerte que en tu vida
no haya pan que alcance,
que el frío te llegue hasta el tuétano,
que vivir sea un castigo
lento.
No es mala suerte
recibir como herencia
trabajo a destajo,
padres, hijos y nietos también esclavos
.
No es mala suerte,
el destino también se tuerce.
se pone del revés,
se revienta si uno quiere.
No somos seres desafortunados,
somos pueblo hambreado.
La mala suerte es el argumento pobre
de los que tienen miedo a ser libres.

Llora conmigo


Llora conmigo
sin esperar el turno de los lamentos,
improvisemos un llanto,
hagámoslo con prisa,
aquí mismo,
en este desierto privado
donde no hay espejismos.
Llora conmigo.
Cuando hayamos llorado todo,
cuando apenas quede una pizca de salitre en la sangre de ambos,
entonces  saldremos al mundo
como sale un niño de la placenta a gritar
que nos negamos a morir
sin saber cómo es vivir
dignamente, sin lastima.

miércoles, 29 de octubre de 2014

Aùn creemos


Con la soga al cuello, aún creemos.
Porque en esta emboscada que es la vida
aún podemos defender el  pan y la poesía.
Porque  aún podemos
dar la espalda  al oscuro callejón sin salida donde vivimos.

 Creemos porque detrás de cada hombre o mujer vencido
no hay sitio para los sueños,
porque detrás de los lamentos sólo hay una triste letanía que nos paraliza,
porque detrás de cada olvido hay un nombre, un cuerpo, un grito.
Y creemos con la soga al cuello,
con las casas vacías y los hijos en andrajos.
Creemos.
No habrá cuerda, ni nudo, ni cadalso
que ahorque
tanto corazón en rebeldía.

lunes, 27 de octubre de 2014

Desenterremos


Desenterremos la paz,
 saquémosla de su sepultura vieja
que vea la luz su calavera.

Desenterremos la paz,
con uñas, dientes,
con fiereza,
que vea la luz,
la luz intensa,
la luz de los pueblos que nunca la tuvieron cerca
porque el hambre, la entierra,
porque el plomo la sentencia,
porque las cadenas la atan en lo más hondo de la tierra.
Desenterrémosla, ahora,
 es de noche, yo lo sé,
 no hay estrellas,
busquemos su fosa a tientas.
Que se pudre la paz,
que se pudre
y no es tiempo de cegueras.

domingo, 26 de octubre de 2014

El grito


¿Quièn calla a esta hora los crímenes?
¿Quién los cubre con tanta alevosía
que parece que no hay muertos
 día a  día?
¿quién es capaz de callar cada barbarie,
cada noche opaca y larga,
cada infierno repetido?
¿quién?
¿quiénes son los que callan a esta hora
cuando son urgentes la rabia y las palabras,
cuando hay  prisa por salvarnos
del violento porvenir que nos alcanza?
¿quiénes?
¿quiénes son?
¿son  sòlo cobardes?

 Gritamos pero no es suficiente,
 gritamos porque somos pueblo y lloramos a otros pueblos,
 elegimos letras para aullar sobre las lápidas
pero los que callan
quitan importancia a las muertes,
sepultan su memoria y dejan que la historia  se repita.
alimentan la felonía
para mantenerla intensamente viva
Y nosotros,
los que morimos y nos matan en todas partes, 
de todas las formas posibles
gritamos a pleno pulmón
y a veces…
sirve.

miércoles, 22 de octubre de 2014

La no- canciòn del estudiante

No canto no.
Sólo escribo
para recordar que ya no seréis cantores,
que  vuestra garganta no podrá decirnos cuanto duele
ser joven en medio de la barbarie,
en mitad de ese desierto de impunidad donde hay  demasiados cadáveres.
No canto, no.
No se puede cantar en la hora de los crímenes.
Nada.
No canto.
No puedo hacerlo,
se pudren  mis labios
si hago canción
del espanto.

martes, 21 de octubre de 2014

Dònde


¿Dónde cubrieron sus nombres con tierra y ceniza?
¿Adónde llevaron sus huesos o sus vidas?
¿En qué lugar enterraron  tantos mañanas,
tantos sueños y rebeldías,
tantos?
¿Dónde están sus huellas?
¿Dónde está el clamor del mundo partiendo en dos cada día que pasa, cada día?,
¿Partiendo en dos ese silencio espeso que se clava en un país con desaparecidos?
¿Dónde están, dónde?
¿Dónde los asesinos?
¿Dónde los dedos que apretaron los gatillos?,
¿Dónde los dedos que encendieron el fuego que abrasó tantas semillas?
¿Dónde están, en qué parte?
Decidlo, verdugos,
Decidlo,
decidlo,
decidlo.

domingo, 19 de octubre de 2014

En pie, aunque duela


Acostumbrados al espanto.
Aislados del horror que vive lejos.
Aislados del horror, como si nada.
Los países son espejos que no devuelven la mirada.
Como si nada.
Día a día.
Como si nada.
Como si no tuviéramos piel que se estremeciera,
como si no tuviéramos puños que se levantaran,
como si no tuviéramos corazón para ponerlo en pie,
en pie, de cualquier manera.
En pie el corazón, aunque duela.
En pie la poca humanidad que nos queda.
En pie.
En pie, maldita sea,
frente al fuego y la metralla,
frente al verdugo y sus cadenas,
frente al espanto, maldita sea,
sin dejar que sean costumbre
las muertes lejanas y las que están cerca.

sábado, 18 de octubre de 2014

La jodienda

Imagen de acciòn poètica tucumana

Me jode la gente que en los momentos serios está alegre,
que en los instantes donde es necesario un abrazo, se cruzan de brazos,
los que creen que la amistad les da derecho a mercantilizar los afectos,
los que hablan  porque les pudre el silencio,
los que olvidan pronto porque son voluntarios amnésicos,
los que dan la espalda cuando necesitas su aliento.
Me joden todos estos emperadores del cinismo
que fallan cuando estamos a un paso del abismo.
Me joden porque desorientan  la brújula por la que guío mis pasos
y tropezar con el desencanto  rompe a cualquiera en mil pedazos.

jueves, 16 de octubre de 2014

El ejèrcito

Imagen de acciòn poètica tucumana

Hay un ejército de tristeza esperando en mi corazón
un alto al fuego,
una tregua,
un canto alado que se haga voz.
Hay un notario sumando huesos,
un escribano contando versos,
y una modista zurdiendo agravios con los pulmones agrietados de tanto gritar.
Hay un pelotón de fusilamiento,
hay guerra dentro de mi corazón.

No sé si voy o si vengo,
no sè de qué lado estoy,
hay un ejército de tristeza
siempre alerta  en mi corazón.

lunes, 13 de octubre de 2014

Receta

Imagen de acciòn poètica tucumana

Escribir un poema no es cualquier cosa.
No vale sólo la tristeza, ni la impotencia,
No valen sólo un puñado de letras urgentes.
Para escribir un poema  necesito
al menos un espejo,
al menos agua,
al menos.
Un espejo para mirar mi calavera,
agua para lavar mi mano izquierda.

Para escribir un poema
no basta morder la pena,
no basta hundirse,
no basta el desafío de vivir.
Para escribir un poema necesito
un espejo que no  deforme
y agua para limpiar las palabras  que ensucio
con el roce de mi ego.

Un espejo, agua,
y tomarme en serio
este oficio
de escribir  versos
más allá de los infiernos.


domingo, 12 de octubre de 2014

12 de octubre


No fuimos nosotros los que viajaron con látigos y espejos, con cruces y dioses de miedo.
No fuimos nosotros los navegantes que encontraron la codiciada estrella de América.
Nosotros, contables, carpinteros, lavanderas, poetas, hoy seguimos en las mismas galeras.
No fuimos nosotros los que se repartieron los pueblos para abrirles en canal los vientres.
No fuimos nosotros, ni los sirvientes, ni los hambrientos, ni las putas sarmentosas, ni las parturientas.
Fueron los de siempre.
Los que pasan por la historia con la gloria de la sangre y de la muerte.
Fueron ellos, los de siempre.
Los brutos de humanidad, los imposibles.
Los mismos que hoy conspiran y abren grietas inmensas por donde caen irremediables vuestras banderas.
También las nuestras.
No fuimos nosotros entonces, ni lo somos ahora.


jueves, 9 de octubre de 2014

Es fàcil odiar

Imagen de Sòcrates Magno Torres

Lo fácil es odiar a los artesanos del dolor y de la infamia,
a esos seres grotescos que escupen hiel y besan.
Es fácil estremecerse al verlos impunes,
contando anillos, brazos partidos, tierras.
Es fácil tener rencor a manos llenas,
lamerse con sal las heridas,
mirarse a todas horas el muñón en el que queda a veces convertida la vida.
Es fácil edificar los días sobre un pasado que no cicatriza.
Yo no quiero eso.
Quiero caminar
sin ese daño en la memoria,
liberar a mi corazón de esa cadena,
hacer con los pedazos de mí misma un edificio tibio
donde cobijar mis poemas.
Es fácil odiar,
a veces es necesario,
pero yo no quiero envejecer con el lastre
de tener presente a todas horas
a quienes partieron en dos
a esta mujer poeta.

martes, 7 de octubre de 2014

Amor, amor

Imagen de acciòn poètica tucumana

Si decimos amor, amor,
desde dentro,
como un grito atávico lejano y denso.

Si decimos amor, amor,
como si estuviéramos solos en medio
de una multitud que ignora cualquier deseo.

Si decimos, amor, amor,
cuando la piel apenas conserva la calidez de otros tiempos,
cuando la mala suerte acecha a cualquier hora,
cuando la rutina hace lentos los días
y la muerte es un delirio que libera.

Si  aún decimos amor, amor …
entonces mereció la pena
vivir sin treguas.

miércoles, 1 de octubre de 2014

A tientas


Viñeta de Kalvellido

Vamos a tientas por la vida,
estrenamos dolor en cada paso,
en cada paso estrenamos golpes,
en cada paso estrenamos olvidos.
 Avanzamos en la oscuridad
poco a poco,
sin aliento,
con el único horizonte de una muerte imprecisa.
A tientas tocamos las pieles que son piedras
y las  pieles que son caricias,
Tocamos el cielo de otras bocas,
y el infierno de  labios que calcinan.
Tocamos a tientas, ciegos,
caminamos a tientas, ciegos,
ciegos en la vida.

Sedientos, desnutridos de alegría.
Apenas algún oasis en mitad del camino.

Apenas ese respiro.

lunes, 22 de septiembre de 2014

El cheque en blanco

Viñeta de Kalvellido

Creo que durante los últimos años hemos ido presenciando la putrefacción de la sociedad, no sólo en cuanto al descaro del saqueo, la vulneración de derechos, la censura, la moral aplicada sobre los cuerpos, la impunidad, la brutalidad policial, la violencia puerta a puerta, desahucio tras desahucio, el hambre, los andrajos, el renacimiento del fascismo sin tapujos, etc., etc..
No sólo eso.
Hoy día la deshonestidad está normalizada.
El engaño, el abuso, son cotidianos.
Nos estafan en los supermercados, en la tarifa de la luz y del teléfono. Nos roban con las medicinas, con los libros, con el agua.
Nos roban por si acaso.
La zanahoria siempre va un paso por delante y nosotros seguimos tirando para alcanzar ese imposible.
Pagamos el peaje mansamente, pagamos los jarabes, pagamos las pomadas, pagamos las compresas, pagamos las letras… es la extorsión del pobre, la asfixia sin freno, coágulo a coágulo.
Pagamos por tener justicia que no es justa.
Pagamos para que nos gobiernen quienes nos engañan.
Pagamos a un diosito que no reconocemos.
Pagamos  a una policía que tortura
A escote, entre los emputecidos.
Financiamos cada una de las cadenas que nos golpean. Cada una de las manos que se agitan para azotarnos con ellas.
Pagamos este impuesto permanente que revoluciona sólo miserias.
Como mecenas voluntariosos.
Mientras nuestras casas se llenan de deudas y de impotencia, los de siempre no quieren poner en claro las cuentas.
Nos roban descaradamente, somos su fuente inacable de riqueza, su cheque en blanco, su fábrica de moneda.
La pregunta es ¿hasta cuándo?


miércoles, 17 de septiembre de 2014

Apaga y vàmonos

Viñeta de Kalvellido

Es bastante frecuente ver la brutalidad como un hecho aislado.  Producto de la ira o de la intolerancia o de la ignorancia.
Alguien que degüella un perro, alguien que guarda a sus hijos en un congelador, un grupo que viola a una niña, un padre que quema con un cigarro a su bebé…
Vemos a estos seres  como algo extraordinario, fuera de lo común, para comprenderlos afirmamos que están enfermos, que son locos.
Lo terrible de esto es que no recordamos que la brutalidad ha llenado todas las páginas de la historia, de monstruos en serie,  contados a millares.
La historia está llena de brutos por oficio. De funcionarios de la brutalidad.
Basta con mirar un poco hacia atrás y recordar los campos de exterminio, los cuerpos lanzados desde aviones, las masacres en pueblos o en campos de futbol.
Basta con observar un poco la realidad para darse cuenta de que la brutalidad vive agazapada en todas las sociedades, que detrás de los brutos de oficio siempre hay una sociedad cobarde que calla y otorga, que calla y comprende, que calla y regala el don de infringir dolor a quien se ponga delante.
Y esto es lo preocupante, que no hemos aprendido de los horrores pasados.
Que a pesar de estar advertidos, puede volver a repetirse el disparo en la espalda, la cámara de gas, las fosas comunes.
El fascismo crece, la brutalidad que lo alimenta crece, los silenciosos hacen la vista gorda porque a ellos, no les toca.

Y unos pocos, los menos, se estremecen porque que la impunidad abrirá de nuevo las puertas de la barbarie. 

jueves, 11 de septiembre de 2014

A mì tambièn

Son peligrosos los jóvenes combativos. Que los detengan.
Que detengan a los que piden la paz completa, no esa triste paz tan tuerta.
Que detengan a los que exigen techo,
a los que se niegan a pagar la deuda,
a los que no se ponen mordaza,
a los que quieren más letras.
Que detengan a los que se quejan,
a los que quieren tierra.
Que detengan a los hambreados que plantan cara a la opulencia ajena,
a los que se dejan llevar por la conciencia,
a los solidarios,
a los trabajadores sin trabajo,
a los que no se domestican.
Que detengan a las madres, a los bomberos, a los viejos, a los maestros,
que detengan la palabra, la voz, el grito,
que hagan una cárcel inmensa donde quepamos todos.
Que las calles se llenan de trampas para cazar a los que desobedecen
la pobreza porque sí,
los golpes, por si acaso,
la rebeldía de quienes se niegan a agachar la cabeza.

Que nos detengan a todos,
a mí también,
por ser poeta.

miércoles, 10 de septiembre de 2014

Merecerà la pena

Imagen de acciòn poètica tucumana

¿Merecerá la pena esta triste canción nocturna
que acuna mi corazón  tan insomne, frío y aterrado?
¿Merecerá la pena
la palabra que cae
sobre lunas intensas
si los oídos son tercos
y tercos son los silencios?

¿Merecerá la pena
ser poeta
si a veces esta vida sólo enreda y desenreda agonías,
sólo abrocha y desabrocha mala leche,
sólo ata para desatar a los más  crueles?
¿Merecerá la pena ser poeta
si apenas podemos ser personas entre  bestias?

lunes, 8 de septiembre de 2014

La conciencia

Imagen de Acciòn poètica tucumana

Se debe vivir bien sin preocuparse porque el invierno se aproxima y los viejos hambreados van a morirse de frío, sin pensar en los basurales donde se amontona la gente para alimentarse un poco, en los enfermos que languidecen, en las dignidades machacadas a golpe de fascismo.
Se debe vivir bien en un espejismo
Es descorazonador dejarse acompañar por la conciencia, ir con ella de la mano, permitir que te guie por la realidad como un ilustre amante desahuciado.
 Tiene la voz ronca, molesta su tono sin modales, sus blasfemias, su desobediencia.
No para de gritar a todas horas, en los sueños y en las calles.
No para de señalar a los culpables, es infatigable, nunca se cansa, la acecha siempre la muerte silenciosa de los indiferentes.
La conciencia no es algo que se rompa en pedazos para usarse a conveniencia.
No podemos dejar que hable a ratos y otros ratos sentir en el aire sus verdades.
Tener conciencia no es algo amable,  duele.
Intensamente, duele.
Lo mejor sería taparle la boca, coserle los labios, anudar su garganta.
Pero no se deja.

Se debe vivir bien sin preocuparse, sin pensar en nada más que en uno mismo, en la suerte o el destino, pero si la conciencia llamó a tu puerta y la dejaste entrar sin reservas, se acomodará y para siempre escucharás s esa voz estridente que dice a pleno pulmón: es urgente señalar los yugos, reventar de rabia y existir extenuados  entre el salitre y las protestas.

domingo, 7 de septiembre de 2014

La vida

Viñeta de acciòn poètica tucumana

La vida va dejando la memoria en ruinas.
Una Infancia a lomos del silencio,
unos libros delirantes llenos de mentiras,
amores que no amaron,
voces enfermas que usaron el insulto como el pan de cada día,
calles atroces por las que anduvo harapienta la ternura,
alcobas dolorosas en donde la muerte  calmó su sed de sangre.
La vida va dejando en la memoria demasiados lutos y elegías.
Demasiados llantos,
demasiadas despedidas.
Demasiadas.
Pero la vida también palpita  entre los escombros de su memoria derruida,
puede cantar y canta, aunque le cueste vivirla,
puede amar y ama, aunque el odio la hinque de rodillas.
La vida, a pesar de sus cruces y de sus látigos,
respira poderosa.
Respira a pesar de los miserables
que se empeñan en destruirla.