martes, 2 de diciembre de 2014

Por un puñado


Por un puñado de votos, o de amigos o de lectores, se callan.
 Hacen sus recuentos siniestros pero nada dicen del fascismo.
La prudencia les aconseja que el silencio rentabiliza.
Pero hay un muerto sobre la mesa.
Pero hay un país lejano, acechado por la cruz gamada.
Pero hay un pueblo partido en dos por Sion y sus secuaces .
Pero hay presos politicos y dispersión y tortura.
Los fascistas  fabrican màs y màs violencia para convertir en muñòn  la mano izquierda.
Avanzan y en su retaguardia, los silenciosos cuentan los cuerpos del camino, no vaya a ser que tengan menos votos, menos lectores, menos amigos que al principio.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada