lunes, 1 de diciembre de 2014

La guarida


Los fascistas de nuevo han matado.
Matan tanto que esta debe ser una muesca más  en sus revólveres, otro brindis cara al sol.
Salen impunes porque son fieras apadrinadas por quienes nos gobiernan.
Les tengo miedo, claro, me aterran.
Pero también dejo de tenerlo cuando les veo la cara.
Les odio, claro, cómo no voy a odiar a unas bestias que tienen a  la muerte como forma de vida.
La muerte, la muerte, la muerte.
Me dan asco, claro, me asquean.
Pienso que  cuando salen de batida esperan que claudiquemos ante sus embestidas, pero por todos los que ya han caído, por cada golpe o gota de sangre, por el pasado impune, por el presente de nausea, por tantos nombres, tantos, tantos, es preciso obligarles a que desanden los pasos hasta  su guarida de mierda.
Y que entre ellos se muerdan.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada