martes, 16 de diciembre de 2014

El eslabòn


Soy capaz de comprender algunas cosas. No soy, del todo idiota.
Se puede de nuevo jugar a ser trilero, mover las palabras de un lado a otro y guardar la verdad bajo la manga.
Digo esto porque últimamente parece que los más zurdos mueven su ideario para poder meterlo en el molde de las urnas y llenarlo.
Esto es jugar a una victoria amañada. Es decir, a perder ganando.
Perderemos porque no dejaremos de ser los jodidos,  los que pagan a tocateja, los que cambian vida por salarios de pobreza.
Perderemos porque lo primero que están blindando estos zurdos es la deuda, con su decir a medias, con su miedo a romper las reglas.
La deuda es el es primer eslabón que nos encadena,
No pagarla, es lo único que nos libera.
Auditar la deuda, restructurar la deuda, ese largo etcétera, es eufemismo de agachar la cabeza.
Y estamos hasta el cuello de mierda.

lunes, 15 de diciembre de 2014

domingo, 14 de diciembre de 2014

Aquì estoy

Aquí me tenéis
 con este poema pobre,
con esta ira cabalgando  a lomos de vuestra barbarie.
Aquí estoy,
 esperando la patada que venga a desahuciarme,
esperando que vengáis a por mí por ser negra o puta o por quejarme.
Yo ya puse en claro mis cuentas,
ya dije quiénes son los culpables,
ya escribí mil poemas
para señalar que el presente se llena de cuerpos
 viejos y tiernos que viven a la intemperie.
Aquí estoy,
venid a buscarme,
arrancadme la lengua pa que mi voz calle y calle.
Llevadnos a todos presos,
puerta a puerta,
grito a grito,
hambre a hambre.
Todo un pueblo entre rejas
y fuera los delincuentes.

jueves, 11 de diciembre de 2014

La tijera


Las leyes se dictan pa que los emputecidos se queden quietos, pa que sean esclavos, pa que estén callados y bien atados.
No es algo nuevo, es tan viejo como el tiempo.
Tan viejo como que los libres siempre terminan presos.
Los jodidos crecen, se multiplican, por eso urge dictar nuevas leyes que blinden los privilegios de los  que nos gobiernan. Manejan a su antojo la justicia.
Como un trozo de tela, con tijeras,  van dando forma hasta que  de ella queda una mordaza a prueba de la multitud que se queja y se rebela.
Y así las cosas, nos encontraremos en la calle con una camisa de fuerza para que no alcemos el puño, para que no pensemos más allá de su siniestra fábrica de ideas.
Y así las cosas, ellos, los amos,  con el pueblo quieto, podrán perpetuar el saqueo hasta que de nosotros sólo quede  el tenue rumiar de la mansedumbre.

miércoles, 10 de diciembre de 2014

La brùjula


Qué difícil que va a ser construir sobre tantas ruinas.
No sólo porque pisamos caminos que aún esconden sepulturas,
No sólo porque la democracia nació con demasiadas manchas  y no hay jabón que quite la sangre incrustada.
No sólo porque la traición se puso a comer ávidamente en la mesa de quienes confiamos.
No sólo porque dejaron que se pudra la decencia a los pies de las urnas.
No sólo porque el saqueo, el engaño, la violencia, es el pulmón por el que  nos intoxicamos.
Deberemos atravesar esta noche larga, improvisando caminos, mientras los lobos se acercan, mientras recuperamos la voz y la palabra, mientras diseñamos otra forma de estar en la vida, mientras vamos caminando a oscuras, lejos de los que privatizaron las estrellas.
Porque andar a tientas, recuperar la luz que alumbra las conciencias, creer de nuevo, estrenar la esperanza entre tanta ruina y tanto escombro y tanta desmemoria, necesitará  del esfuerzo de todo un pueblo al que robaron  las brújulas.
No perderse es un desafío tan urgente como difícil y posible.

martes, 9 de diciembre de 2014

El desierto

Viñeta de Kalvellido

El miedo se incrusta en la memoria y va
arañando las vestiduras hasta convertirlas en andrajos,
y va arañando las palabras hasta dejarnos callados,
y va arañando el corazón hasta dejarlo en carne viva.
El miedo lo heredamos,
lo pasamos de mano en mano,
lo oreamos cuando es urgente dejarlo de lado.
Nos lo clavan ley a ley,
golpe a golpe,
día a día.

El miedo,
el dolor a perder lo que nada se tiene,
el dolor de sentirse libre,
el dolor de aprender a vivir humanos y profundos,
paraliza
y convierte nuestros mundos
en desiertos
donde sólo morimos de sed los cobardes.

domingo, 7 de diciembre de 2014

Poema tonto XIX


Amarnos
como si tal cosa
zurciendo el dolor y la dentera
de vivir con la muerte siempre haciendo señas.

Gota a gota, el amor,
hebra a hebra, el amor,
paso a paso, el amor.

Golpe a golpe, el amor,
 contra el yugo
que nos odia y nos explota.

Decir amor,
 sentir amor,
hacer amor,
hasta limpiarse el miedo a las derrotas.