martes, 9 de diciembre de 2014

El desierto

Viñeta de Kalvellido

El miedo se incrusta en la memoria y va
arañando las vestiduras hasta convertirlas en andrajos,
y va arañando las palabras hasta dejarnos callados,
y va arañando el corazón hasta dejarlo en carne viva.
El miedo lo heredamos,
lo pasamos de mano en mano,
lo oreamos cuando es urgente dejarlo de lado.
Nos lo clavan ley a ley,
golpe a golpe,
día a día.

El miedo,
el dolor a perder lo que nada se tiene,
el dolor de sentirse libre,
el dolor de aprender a vivir humanos y profundos,
paraliza
y convierte nuestros mundos
en desiertos
donde sólo morimos de sed los cobardes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada