miércoles, 10 de diciembre de 2014

La brùjula


Qué difícil que va a ser construir sobre tantas ruinas.
No sólo porque pisamos caminos que aún esconden sepulturas,
No sólo porque la democracia nació con demasiadas manchas  y no hay jabón que quite la sangre incrustada.
No sólo porque la traición se puso a comer ávidamente en la mesa de quienes confiamos.
No sólo porque dejaron que se pudra la decencia a los pies de las urnas.
No sólo porque el saqueo, el engaño, la violencia, es el pulmón por el que  nos intoxicamos.
Deberemos atravesar esta noche larga, improvisando caminos, mientras los lobos se acercan, mientras recuperamos la voz y la palabra, mientras diseñamos otra forma de estar en la vida, mientras vamos caminando a oscuras, lejos de los que privatizaron las estrellas.
Porque andar a tientas, recuperar la luz que alumbra las conciencias, creer de nuevo, estrenar la esperanza entre tanta ruina y tanto escombro y tanta desmemoria, necesitará  del esfuerzo de todo un pueblo al que robaron  las brújulas.
No perderse es un desafío tan urgente como difícil y posible.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada