martes, 18 de noviembre de 2014

La visita

Imagen de Acciòn poètica tucumana

Cuando la tristeza entre en tu casa
con sus alas grises,
con sus pies de garra,
con sus ojos zurcidos
de tanta tanta lagrima,
arráncate la urgencia de vivir porque ella siempre tiene calma.
Cuando la tristeza entre en tu casa
apagará las luces,
te acostará desnuda
y pondrá sal en tus llagas.
Déjala que mire,
déjala que toque la piel ulcerada, tus entrañas,
 déjala que vista de luto la alcoba donde descansas
porque cuando se haya ido
con sus alas grises,
con sus pies de garra,
con los ojos zurcidos de tanta, tanta lágrima,
estarás cansada, estarás desnuda, estarás herida
pero sabrás que al fin se acaba,
el dolor muy hondo,
la almohada mojada,
el frío en el tuétano,
la inmensa desgana.
Porque todo acaba,
porque se va siempre a visitar otras casas.
Podrás entonces orear la vida,
sacudir la pena
y oír a la alegría
llamando a tu puerta con sus carcajadas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada