lunes, 13 de julio de 2015

A tocateja


Otra traición, una más.
Usaron la fuerza de la gente para llevarlo a un referéndum en el que nada estaba claro.
Y de la euforia pasamos a la decepción.
Jugada maestra donde las haya. El pueblo vuelve a casa rumiar mendrugos e impotencia. A buscarse la vida o la muerte.
Los espejismos son tan verdaderos que nos llevan al matadero y vamos cantando.
 Aquí no se mueve ni diosito si las oligarquías no tocan la flauta.
Lección aprendida.
A pagar a tocateja porque lo mandan los que prometieron salvarnos.
A ver de ahora en adelante en quienes vamos a creer.
En nosotros, es decir, en todos los emputecidos o en esa panda de zurdos blandengues que nos representan y  cantan cantos de sirena pa después reírse como hienas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada