viernes, 1 de mayo de 2015

La partida


No digo nada nuevo si afirmo que vivimos en un estado fascista.
No es un fascismo al estilo antiguo con cruces gamadas y campos de exterminio (o sí).
El fascismo actual es un fascismo embaucador, nos hace creer que vivimos en un espejismo.
Pero todo es posible bajo estas democracias de cartón piedra que ocultan las calaveras.
Digo que todo es posible porque las leyes se van diseñando al antojo de quienes desean exprimirnos o callarnos o simplemente defenestrarnos.
Todo es posible porque los trabajadores y trabajadoras nos hemos convertido en archipiélagos, en seres golpeando aisladamente la realidad y nuestra fuerza poderosa se desintegra en las plazas o en las urnas.
 Mientras intentamos reunir los pedazos de esta clase, la nuestra, que reventó con las primeras traiciones de la democracia, la bestia avanza, no pierde el tiempo, sabe que debe atarnos en corto porque si no lo hace podríamos explotarle en la cara y arrancarle de las manos la riqueza que nos están robando.
Es simple, el fascismo sabe jugar sus cartas, travestido, amable, paternalista, sólo desea mantenernos a raya, incitando al odio entre los emputecidos, con un desempleo tan abrumador que nos obliga a aceptar ser esclavos a cambio de poco pan y mucho cansancio, con cárcel, represión… todo vale.
 Sobre el tapete nuestra fuerza hecha añicos y todos, todìsimos los beneficios pa el tahúr que reparte.
Las reglas son: seguid divididos.


Sólo si estamos divididos ganan. 
Sólo si estamos divididos se reparten entre los mismos de siempre nuestras ganancias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada