miércoles, 13 de mayo de 2015

El espìritu navideño


Estas elecciones tienen el mismo tufo que las navidades.
Las calles se adornan, las gentes hablan entusiasmadas como si este año fuera a sentarse a cenar la familia feliz, esa familia que nunca tuvo en sus sillas huecos de desparecidos, como si por un momento fuéramos a olvidar que hemos tenido hambre o no hemos podido alumbrarnos la vida o hemos sido detenidos.
Como si a partir de esta fecha, mágica, todo fuera a cumplirse; los trabajadores con curro decente, los jóvenes de vuelta a casa, las universidades de balde, las enfermedades gratis.
 Los desahucios desaparecen.
Los focos en los reyes magos, en los líderes heroicos, en los regalos.
La precariedad  en segundo plano.
Y todo es hermoso, como la navidad, sin andrajos ni fealdad, todos brindamos por ese tiempo nuevo que viene cargado de buen rollo, de coca cola, de pavo y de caviar.
Y unos van en bicicleta, otros recuperan palabras de izquierda, otros se solidarizan con los emigrantes, otros hablan de decencia y otros, como siempre, meten la pata.
Y los globos y los cantos  y las cabalgatas y los caramelos y las promesas.
El espejismo de las elecciones durará tan poco como duró la esperanza en Grecia, en un santiamén, ¡de rodillas porque lo mandan los que fabrican nuestras cadenas¡
Y los pueblos quedarán como estuvieron antes,  pero más huérfanos, más defraudados mucho más solitarios.
Y después, por arte de birlibirloque, tomarán asiento los que quieren cambiarlo todo para que nada cambie.
Y cuando nos despertemos del sueño y corramos con nuestros hijos a mirar si nos han dejado bajo el árbol  algo de lo que les pedimos cuando todo era posible, veremos que  sólo habrá un calendario pa que tengamos presente que el año pasa y pronto habrá más fuegos artificiales, más desfiles, más máscaras.
Yo, perdonen ustedes, nunca crei en dioses, ni en los clásicos de barbas y turbante, ni en los actuales de urna y discursos a medida de los pueblos con necesidades urgentes.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada