domingo, 30 de agosto de 2015

Buscadme, poetas


Yo ya me fui, poetas,
lejos, lejos,
muy lejos de las primaveras.
Buscadme entre los que, (amando), aflojan las cadenas,
buscadme con el oído pegado a la tierra,
buscadme sin fusil, con sólo mi pena a cuestas.

Buscadme poetas,
venid a este lado a encontrarme,
cruzad los puentes,
dinamitad los muros,
reventad la paz inventada por los más bestias.

Apenas tengo  palabras
y aún debo escribir sobre esos ojos  cuajados a la intemperie,
sobre ese llanto que se incrusta en el aire,
sobre esos huesos tibios en la memoria de los más valientes.

Buscadme con el salvoconducto que  alivie mi dolor oscuro,
mi  penar manchado,
mi canción de luto.

Y cuando me hayáis encontrado, poetas,
no sintáis lástima ninguna,
estoy donde quise estar,
con el corazón ulcerado
de tanta soledad en los versos,
de tanto mundo sin voz,
de tanta voz sin mundo.

Buscadme, poetas,
cruzad los puentes,
dinamitad los muros,
reventad esta paz quieta en la que ya no cree nadie.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada