martes, 24 de febrero de 2015

Poema al pueblo que desespera


Ataros al mástil, sólo se oyen cantos de sirenas,
fiaros del olfato que da  ser siempre el oprimido,
las canciones que se oyen suenan dulces pero son traiciones.

No os soltéis del mástil,
veréis  como después os ordenan
remar encadenados hacia ninguna parte.
Remar con hambre,
remar ,morir, morir, de sed, sin luz,
para que lleguen a buen puerto  los vencedores.
Ataros al mástil, es tiempo de elecciones
taparos los oídos,
cambian los cantantes,
pero son las mismas canciones.

Después de nuevo a remar con hambre,
a remar, a morir, a morir de sed,
de sed,
de sed,
y otra vez
sonarà la música
aunque para vosotros,
nunca amaine.

1 comentario:

  1. Es usted una guerrillera única, gracias por su talento y lucha

    ResponderEliminar