domingo, 24 de agosto de 2014

Muero varias veces


Muero varias veces cada día.
Muero varias veces
porque varias veces cada día
el luto y el odio crudo
 rompen las arterias que me atan a la vida,
porque varias veces cada día
desaparecen los niños y asoman los cuchillos,
desaparecen las casas y asoma la rapiña,
desaparecen los abrazos y asoman
los huesos sin nombre,
la voz de los vencidos,
la pulcra amenaza
de los que con pobreza nos matan.
¿Qué vida queda cuando al final del día
he muerto tantas veces,
tantas son las veces que han quemado mi piel negra y amarilla,
blanca y zurcida,
lejana o recién parida?
¿Qué vida queda cuando al final de cada día
nada pude salvar de las cenizas?
Nada.
Ni una paz. Ni una memoria.
Ni una voz que es profecía?
¿Qué vida me queda entonces si
sólo tengo estas palabras
tarareando un quizá, un tal vez,
mañana conoceré menos muertes?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada