lunes, 28 de abril de 2014

La palabra

Viñeta de Kalvellido

Siempre he sentido fascinación por la palabra.
Me maravillan las personas que saben usarla, en voz alta, por escrito o en paredes.
La palabra puede muscular las ideas más atrofiadas, puede poner en pie de paz o de guerra.
La palabra, cuando está en manos de los libres tiene más poder que mil AK47.
Por eso es temida, odiada, encarcelada. Porque cuando  da en el blanco revienta las cadenas, airea los corazones, se pone a cantar  a las mujeres y los hombres hasta que se hace luz entre las tinieblas.
La palabra no es piedra, pero golpea, no es plomo, pero dispara, no es propiedad privada.
Es de todos o de ninguno.
Pero los que la quieren en sus jaulas, la persiguen, la acechan, la quieren atar en corto, herirla de muerte, llenar de miedo sus arterias.
Hoy hubo cacería, el objetivo es claro, hacer que seamos más cautelosos, que seamos  nuestros censores, que nos vigilemos a nosotros mismos, que no opinemos enrabietados, que pongamos a nuestras letras o a nuestra voz dentro de sus fronteras canallas.
Que callemos, de lo contrario habrá más poetas en galeras.
La palabra, hoy, cruza los dedos para que tengamos el coraje mañana de seguir disparando toda la metralla.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada