viernes, 4 de abril de 2014

La cacerìa

Viñeta de Kalvellido

Cada día son más frecuentes las cacerías.
En universidades, en pueblos, en plazas, en fronteras, en barrios.
La orden es clara: que se callen, se ahoguen o sangren.
Que  que ni dios aúlle porque le duela el hambre.
Los burócratas del golpe salen a cazar a los acorralados, a los emputecidos, a los que tienen voz.
Huelen su sangre viva.
Su grito vivo.
Su ejemplo digno.
Las jaulas  se llenarán de humanidad.
Si no lo remediamos antes, 
fuera quedarà sòlo mansedumbre y barbarie.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada