viernes, 5 de abril de 2013

Ya no seremos los mismos


Ya no seremos los mismos,
Tú con tu pena tan honda,
yo con mis versos sin patios ni niños.
Tú con tu ausencia en el tuétano,
yo con mis duelos mimados.
Tú con tus deseos cansados,
yo con mis recuerdos de gritos y vino.
Tú con tu cuerpo vacío,
yo con  estas horas eternas
que me quitan la edad a mordiscos.

 Ya no seremos los mismos.
Seremos otros,
nacidos de nuevo,
con el llanto floreciente sin lluvia
sobre las almohadas.

Seremos otros pero también los mismos,
quizá más viejos,
quizá menos limpios,
pero seguro
que esta cárcel de tristeza,
que esta cárcel que te arranca el azar y su destino
romperá sus rejas un día
y nos encontraremos,
quizá distintos,
pero seguro, amigos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario