lunes, 13 de junio de 2016

La cicuta


De nada sirve una sonrisa cuando  es oscura la vida,
tan oscura que,  ciega,
sin retinas,
se arrastra a duras penas
sobre yermas ilusiones de justicia.

De nada sirven los colores,
de nada las hermosas caligrafías,
de nada sirven las poemas escritos
en oscuras habitaciones,
donde los niños distraen el hambre
llorando hasta faltarles el aire.

De nada sirve decir que aùn es todo posible
si pensar en el mañana es pensar en el fracaso
de no tener pan pa los hijos,
de no tener ni siquiera una certeza,
de no tener siquiera un sueño tibio con al menos una manta.

De nada sirve que les digan que su tiempo de pobreza ha terminado
que el futuro será su refugio,
que los mesìas azotaràn a los mercaderes.

De nada sirve, es cicuta para la lucha de clases.
Palabras que nunca se harán hueso y carne.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada