domingo, 22 de mayo de 2016

El trueque

Yo les juro que a mí me gustaría estar de nube en nube.
Me gustaría ir del amor a la esperanza
 en un viaje interminable donde la risa sea mi único equipaje.
Pero hoy la huelga de hambre es un espejo donde mirarme.
Hay quienes están en la cárcel
mientras se pudre el aire.
Nos falta el jornalero, el joven rebelde, la anarquista.
Nos faltan los pulmones de quienes limpian las calles.
Nos arrancaron de cuajo sus nombres
para castigar el hambre y la osadía
de quienes exigen tierra, alas, semillas.
Nos falta su desobediencia terca,
la voz que no se quiebra.

Hambre ofrecen,
hambre dan,
cambian hambre por  libertad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada