miércoles, 18 de mayo de 2016

Amo Rosell

Imagen de Paco Garabato

Juan Rosell, presidente de la CEOE, ha dicho que el trabajo fijo y seguro es un concepto del siglo XIX ya que en el futuro habrá que ganárselo todos los días.
No es la primera vez que nos vienen con estos cuentos.
 Con su actitud de amo, con su hablar de amo, con su filosofía de amo. Piensan que pueden decir lo que les venga en gana. Y lo hacen.
Se acabará eso de currar todos los días.
Se acabará enfermarse y seguir cobrando.
Se acabará tener hijos y después volver al trabajo.
Se acabará jubilarse, ¡A morirse a pie de tajo, como está mandado ¡
Pasar hambre no es tan malo.
Los grilletes están bien engrasados.
Nos mirarán los dientes antes de contratarnos.
Nos abrirán las piernas pa saber si hemos fornicado.
Y rubricarán los títulos de propiedad que llevan nuestro nombre para ponernos a la venta en cualquier mercado.
Bienvenidos al siglo XXI, el siglo que nos devuelve a los tiempos del feudo, del derecho de pernada, de los vasallos.
El amo está enfadado, no gana bastante si tiene que pagarnos.
El amo está indignado, le atormentan los sindicatos.
El amo siempre tiene razón, todo es culpa de los asalariados.
Pero si el amo recuerda los siglos pasados deberá recordar también que las cadenas  dolieron tanto   que  liberó las conciencias y puso en pie, furiosos, a los explotados.
Deberá recordar que no nacimos para ser esclavos.
Deberá recordar que nunca agachan la cabeza los que van a ser ahogados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada