viernes, 11 de septiembre de 2015

Son de los nuestros


Y claro, como los medios están preocupados por las riadas de Japón, por la patada de la reportera, por los catalanes y su ansía de independencia, por el número de refugiados asignado como si fueran piedras, por si el rey se tira un pedo o varios, por el clima bueno, malo regular, cálido, templado frío, gélido, por el futbol, por Venezuela y la escasez de papel higiénico y un sinfín de noticias es normal entonces que la muerte de al menos cuatro trabajadores pase desapercibida.
Poca cosa, sucedió en Andalucía.
Poca cosa, eran jornaleros.
 Poca cosa, eran lituanos y rusos.
Nada, muertos casuales de tercera.
 El destino  se llevó los cuerpos dormidos plácidamente en el confort de un desagüe.
¡Qué mala suerte ¡
¡Silencio!
Los medios se encargan de echar sobre estos cadáveres indiferencia.
Nadie habla sobre su esclavitud, sobre su desarraigo, sobre la humillación de subsistir en condiciones feudales.
Nadie habla de ellos, apenas sus nombres y su origen pa dejar bien claro que no deben importar a nadie.
Son de los nuestros, joder. los  que venden puerta a puerta, los que caen fulminados por el calor y el hambre, los que viven a la intemperie, los superexplotados.

También son de los nuestros los  vomitados en silencio por este sistema tan bestia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada