sábado, 27 de junio de 2015

Las banderas


Ya que estos días, parece ( o al menos me lo parece a mí), que fijamos la mirada en símbolos pues tomemos la misma vara de medir pa todos.
Lo digo porque el otro día el Sánchez apareció en escena con una bandera rojigualda inmensa, de esas que dan escalofríos  por lo que representan.
Sabemos que esto lo hizo pa despejar dudas de los patriotas españoles, es decir España, una grande y ¿libre?
Sigamos con la cosa de las escenificaciones porque aún no ha terminado. 
Hoy los ayuntamientos, lugares oficiales, etc, etc, etc, andan a codazos pa ver quien de todos pone la bandera del arcoíris más grande.
 Queda bonito ser progre, integrador, o mejor, a estas alturas queda muy feo no imitar gestos, cuando hasta el emperador café con leche  la ondea en su blanquísima casa.
 LLamativo que sea tan comprensivo  y a la vez tan asesino, en fin.
Y ahora, puestos a hablar de banderas y de tolerancia y de progresismo y de revoluciones y de, y de…. Oye, que curioso que a quienes colgaron la Ikurriña en Iruña les cayeran unos meses en el talego.
Curioso  esto del progresismo español, unas les parecen decorativas otras son delito.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada