jueves, 25 de junio de 2015

El secuestro


Vivimos el mayor secuestro de nuestra historia.
 Cada vez somos más los cautivos y cada vez es más pequeño el zulo donde nos hacinamos.
Amontonados, sin luz y sin comida respiramos a duras penas. La mordaza nos quita la voz y el aire, los grilletes no nos dejan movernos.
Lo dramático es que somos nosotros los que elegimos a los secuestradores, les damos un salario y les renovamos el contrato cada cuatro años.
SI reparten unos mendrugos decimos que son piadosos, si nos devuelven algunas monedas, decimos que son socialistas, si nos dan trabajos precarios afirmamos que son de izquierdas y si consiguen alguna casa entonces les decimos que son revolucionarios  “radicales”.
A veces cambiamos a los carceleros, elegimos otros quizá con aire más fresco, quizá con cara de poli bueno y nos quedamos esperando que oreen nuestro cautiverio.
Pero estamos secuestrados y no podemos movernos.
Tenemos secuestrada la justicia, la palabra, las letras, la salud.
Tenemos secuestrada la memoria, el futuro, la libertad y la esperanza.
Tenemos secuestrada la conciencia porque ni siquiera nos damos cuenta de la poca humanidad que nos va quedando, de la poca dignidad que nos va quedando, de la poca ira que nos va quedando.
Y así las cosas, amontonados en este zulo enorme, seguimos creyendo  el espejismo que nuestros secuestradores nos van narrando.
Es el síndrome de Estocolmo de todo un Estado, estamos convencidos de que los mismos que nos aprisionaron  vendrán a rescatarnos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada