jueves, 11 de septiembre de 2014

A mì tambièn

Son peligrosos los jóvenes combativos. Que los detengan.
Que detengan a los que piden la paz completa, no esa triste paz tan tuerta.
Que detengan a los que exigen techo,
a los que se niegan a pagar la deuda,
a los que no se ponen mordaza,
a los que quieren más letras.
Que detengan a los que se quejan,
a los que quieren tierra.
Que detengan a los hambreados que plantan cara a la opulencia ajena,
a los que se dejan llevar por la conciencia,
a los solidarios,
a los trabajadores sin trabajo,
a los que no se domestican.
Que detengan a las madres, a los bomberos, a los viejos, a los maestros,
que detengan la palabra, la voz, el grito,
que hagan una cárcel inmensa donde quepamos todos.
Que las calles se llenan de trampas para cazar a los que desobedecen
la pobreza porque sí,
los golpes, por si acaso,
la rebeldía de quienes se niegan a agachar la cabeza.

Que nos detengan a todos,
a mí también,
por ser poeta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada